Úlceras de pie diabético

  • Definición
  • Cuidado de las heridas
  • Consejos al paciente y prevención
  • Productos

diabetic-foot-ulcer-01

Mal perforante plantar

 

  • Úlcera de pie diabético
    (Malum Perforans Pedis)

 

 

Para saber más sobre el pie diabético, clique aquí (pdf) .

 

Es una ulceración crónica y sin dolor que se desarrolla debido a trastornos vasculares, neurológicos y metabólicos en los pacientes diabéticos.
Las úlceras del pie diabético generalmente se localizan en la zona inferior de poyo del segundo o tercero metatarsiano o en cualquier otro punto de presión normal o anormal en la parte inferior del pie.
Estas úlceras se pueden complicar muy fácilmente debido a infecciones, abscesos u osteítis y con frecuencia implican amputación si no son tratadas adecuadamente.

Diabetes

La diabetes es un estado de hiperglucemia (glucemia elevada) resultante de factores genéticos y ambientales.

Definición de la glucemia

Glucemia: nivel de glucosa en la sangre.

  • La glucemia normal en un sujeto sano, con el estómago vacío, es de entre 0,7 y 1,1 g / l.
  • Hipoglucemia: por debajo de 0,7 g / l.
  • Hiperglucemia: por encima de 1,1 g / l.
  • Diabetes: por encima de 1,26 g / l.

La diabetes tipo I (10% de los diabéticos)

Esta forma de diabetes se caracteriza por la desaparición completa o casi completa de la secreción de insulina por el páncreas. Esta falta de insulina es responsable de la hiperglucemia grave y tendrá un desenlace fatal si no se trata con inyecciones frecuentes de insulina.

La diabetes tipo 2 (90% de los casos)

Esta forma de diabetes se caracteriza por resistencia a la insulina, con frecuencia acompañada con la obesidad. A veces, durante un largo período de tiempo no hay ninguna necesidad de tratamiento con insulina si la dieta se controla y se reduce la glucosa con fármacos como la metformina. Por desgracia, la insulina se hace necesaria después de varios años de evolución.

En ambos tipos de diabetes, la hiperglucemia crónica es responsable de complicaciones a largo plazo que explican la elevada morbilidad y mortalidad asociadas a la enfermedad.

Fisiopatología

Si el paciente no presta especial atención a sus pies las úlceras pueden aparecer muy rápidamente.

Leer más

Las alteraciones neurológicas en el pie diabético reducen la capacidad de la piel para generar sudoración, dejando la piel seca, susceptible de fisuras y por tanto con riesgo de infección. La falta de sensibilidad debido a la neuropatía inducida y alteraciones en la estructura del pie diabético contribuye a la formación de úlceras en los puntos de presión excesiva.

Incidencia/prevalencia

Aproximadamente, el 15% de los diabéticos padece o ha padecido una herida en sus pies. El riesgo de amputación es de 15 a 20 veces mayor en la población diabética que en la población general. La amputación es la complicación más cara financieramente de la diabetes.

Leer más

Entre el 5% y el 10% de las personas con diabetes, en algún momento, tendrá que someterse a una amputación (dedo del pie / pierna). Entre el 30% y el 50% de los casos tendrá un riesgo de amputación contralateral dentro de los 5 años. La tasa de mortalidad es del 50% en los 5 años posteriores a la amputación.
La magnitud de este problema humano y financiero debe impulsar mejoras en la atención preventiva.
Una amputación representa el salario anual a tiempo completo de 2 enfermeras.

Características

La úlcera adquiere la forma de una herida con bordes querationosos y bien definidos. El mayor riesgo es la infección. Por lo general indolora, el paciente puede no ser consciente de que la infección está presente. La úlcera del pie proporciona una puerta de entrada para la infección que puede tener consecuencias a largo plazo.

La ausencia de infección pero la presencia de bajo riego sanguíneo puede dar lugar a la formación de la gangrena “seca” o diabética, donde la falta de riego sanguíneo provoca que el tejido afectado muera lentamente, si hay enfermedad oclusiva arterial periférica el riesgo de amputación es muy alto.

diabetic-foot-ulcer-04

El tratamiento de las heridas de pie diabético es un proceso complejo, debido a la mala vascularización y otros cambios metabólicos en la diabetes. La evaluación vascular debe hacerse cuando un paciente se presenta con una úlcera, ya que influye en el proceso de curación posterior. Para más información:

Índice Tobillo Brazo (ITB)

El protocolo de tratamiento consiste en limpiar la herida con suero fisiológico antes de aplicar cualquier apósito y el uso de medidas preventivas para estabilizar la presión en el pie con un zapato especial.

La elección del apósito dependerá del nivel de exudado e infección. Un apósito flexible y adaptable ofrecerá ventajas considerables dada la difícil ubicación de las úlceras:

  •  Los apósitos oclusivos deben evitarse
  • Si la herida no está infectada entonces se requiere un apósito que asegure un entorno de cura húmeda de la herida y pueda acelerar la curación con niveles elevados de MMPs.
  • Los apósitos se deben renovar con frecuencia y la herida se debe ser altamente controlada:
    • El tipo de apósito debe cambiarse si no hay mejoría en tamaño de la herida o la infección aún está presente.

  • Si se usa un apósito que contiene plata, que debe renovar cada 1 a 3 días, dependiendo del nivel de exudado y la condición de la herida:
    • Se recomienda el uso de apósitos que contienen plata durante al menos dos semanas, y luego volver a evaluar la herida.

    • Se suele recomendar un máximo de cuatro semanas.

 

Ver los siguientes enlaces para obtener más información sobre:

  • Insuficiencia Venosa
  • Úlceras de pierna
  • Desbridamiento
  • Infección

Los niveles de glucosa en  sangre del paciente se deben controlar para evitar periodos de hiperglucemia prolongada que impiden la cicatrización de heridas.


Las recomendaciones no substituyen la opinión de un experto basado en un diagnóstico completo.

El cuidado de los pies es imprescindible en todos los pacientes con diabetes.

Leer más

Es importante que los profesionales sanitarios comprueben frecuentemente la sensibilidad del pie (frío, calor, cuerpos extraños, reflejos, etc). La insensibilidad es un factor importante que contribuye al desarrollo de una úlcera en el pie.

Los podólogos son los expertos prestan especial atención a la forma de los zapatos y las condiciones generales de los pies revisándolos regularmente para detectar cualquier signo de lesión o infección.
Los pacientes deben evitar caminar descalzos y tener especial cuidado con la higiene esencial.


Las recomendaciones no substituyen la opinión de un experto basado en un diagnóstico completo.
Última actualización : noviembre 21, 2017